San Ignacio de Loyola. Fundador y creador de los ejercicios espirituales.

San Martin, Viernes, 31 de Julio de 2020 | 08:49

San Ignacio de Loyola fue el fundador de la Compañía de Jesús (Los Jesuitas) y el creador de los Ejercicios Espirituales, una escuela de espiritualidad y oración muy famosa que ha producido innumerables conversiones y muchos santos a través de los tiempos.

Fecha celebración: 31 de julio.

Martirologio romano: Memoria de San Ignacio de Loyola, el sacerdote, que nació en Gascuña en España, vivió en la corte del rey y el ejército, hasta que, gravemente herido en una pierna, se convirtió a Dios; completó sus estudios de teología en París, y allí se unieron a él sus primeros compañeros, quienes más tardes formarían la Compañía de Jesús en Roma, donde se llevó a cabo un ministerio fructífero, dedicándose a escribir varias obras y a la formación de discípulos, para la mayor gloria de Dios.

Biografía de San Ignacio de Loyola.

Iñigo López de Loyola, (San Ignacio de Loyola) nació el 24 de diciembre 1491, el mismo año antes de que Colón descubrió el Nuevo Mundo. Su lugar de nacimiento fue el gran castillo de Loyola, en Guipúzcoa, en el País Vasco en el noroeste de España. Había tres hijas y ocho hijos en la familia y él era el más joven.

Iñigo llevaba una vida muy mundana durante los primeros treinta años de su vida como un noble, ya que había sido formado en la manera cortesana de la época del rey Fernando.

San Ignacio de Loyola soñaba con la gloria de la caballería y llevaba su espada y su pectoral con una gran arrogancia y con bastante orgullo. Su pasión estaba enfocada en sueños de romanticismo y caballerosidad.

Vivió en pleno tiempo en que la Edad Media ya estaba terminando su apogeo y toda Europa estaba entrando en el Renacimiento. Era el final de la caballería y el surgimiento de un nuevo humanismo. Fue un momento de cambio radical, la agitación social y la guerra.

La conversión de San Ignacio de Loyola.

Cuando tenía 25 años, San Ignacio de Loyola se alistó en el ejército y entró en servicio en la guerra fronteriza contra los franceses.

En un intento en 1521 para defender la fortaleza fronteriza española de Pamplona contra la artillería francesa, la pierna derecha de Iñigo fue alcanzada por una bala de cañón. Los franceses lo capturaron, y quedaron impresionados por el coraje de Iñigo, así que lo llevaron en una camilla a través de España hasta su casa de la familia en Loyola, donde comenzó un largo período de recuperación

Durante ese tiempo, San Ignacio de Loyola leyó varios libros religiosos, el único material de lectura disponible. La vida de Cristo y La Leyenda Dorada, un libro sobre las vidas de los santos.

Estos libros y el aislamiento del período de recuperación provocaron una conversión del corazón. San Ignacio de Loyola experimentó el don de la consolación de Dios de tal manera que su vida cambió para siempre y después de una larga y seria reflexión, decidió dedicar el resto de su vida al servicio destacado de Dios

Los primeros ejercicios espirituales.

San Ignacio de Loyola comienza a escribir sus pensamientos y puntos de vista sobre sus experiencias espirituales.

Cuando Iñigo se repuso, dejó Loyola y se fue a Montserrat, donde pasó una noche de vigilia ante una estatua de nuestra Santísima Madre. Fue allí cuando ofreció a su espada como símbolo de su nueva vida.

San Ignacio de Loyola se dirigió entonces a Manresa, donde pasó diez meses de intensa oración y penitencia. También pasó el tiempo trabajando en los hospitales y la enseñando el catecismo a los niños. Mendigó por su comida durante todo este tiempo.

Íñigo comenzó a escribir sus pensamientos y puntos de vista sobre las diferentes experiencias espirituales que estaba experimentando. Más tarde, todas estas experiencias se convertirían en los famosos Ejercicios Espirituales, una escuela de la espiritualidad y de oración que ha producido innumerables conversiones y muchos santos a través de los siglos.

El llamado al servicio.

San Ignacio de Loyola decidió ir en peregrinación a Jerusalén, donde él quería servir a Dios por el resto de su vida.

Con el tiempo, San Ignacio de Loyola se dio cuenta de que no era posible, por lo que regresó a España en 1524, cuando tenía 33 años. En este tiempo, Iñigo se dio cuenta de que para dar un servicio excepcional a Dios él tenía que obtener una educación.

De 1524 a 1526 comenzó a estudiar latín en pequeños centros de Barcelona. Luego fue a Alcalá y estudió artes para luego, en 1527 ir a Salamanca a estudiar humanidades y filosofía.

Acosado por las autoridades eclesiásticas, San Ignacio de Loyola estuvo encarcelado dos veces por predicar, pero en ambas ocasiones recuperó su libertad. Luego de esto decidió estudiar para el sacerdocio. Se fue a París en 1528 y allí terminó sus estudios en teología

En agosto de 1537, San Ignacio de Loyola dejó de usar su antiguo nombre y comenzó a usar Ignacio, a causa de su devoción por el obispo mártir, san Ignacio de Antioquía.

San Ignacio de Loyola funda de los Jesuitas.

Durante sus estudios en París, San Ignacio de Loyola fue capaz de atraer a seis estudiantes universitarios, todos ellos fueron guiados por él a través de sus Ejercicios Espirituales. Se convirtieron en los primeros miembros de la Compañía de Jesús. Uno de ellos era otro noble español, Francisco Javier (Francisco Javier), que se convirtió en el más grande misionero de la Iglesia.

Después de haber completado sus estudios, los primeros jesuitas ya estaban ordenados para el sacerdocio católico en Venecia, entonces optaron por dos alternativas: ir a Tierra Santa y servir allí, o ponerse a disposición del Papa. El primer plan nunca se materializó, así que en 1539 comenzaron las deliberaciones para formar una nueva orden religiosa y apostólica.

La Compañía de Jesús fue formalmente aprobada por el Papa Pablo III el 27 de septiembre 1540 e Ignacio fue elegido como su primer Superior General.

San Ignacio de Loyola y sus compañeros se comprometen a procurar la gloria de Dios y la salvación de las almas. Él pasó los últimos quince años de su vida en Roma, gobernando y administrando su nueva sociedad que rápidamente iba creciendo. Se dedicó a la formación de los futuros jesuitas, el perfeccionamiento de los Ejercicios Espirituales, y a escribir las Constituciones de la Orden.

San Ignacio de Loyola murió el 31 de julio 1556 a la edad de 65 años. Fue beatificado el 27 de julio de 1609 por Pablo V, y canonizado en 1622 por Gregorio XV. Él es el patrón de retiros (el tipo espiritual) y de los soldados.

Oraciones de San Ignacio de loyola.

Las siguientes 4 oraciones son plegarias compuestas por San Ignacio de Loyola para distintas situaciones de la vida.

1. Señor enséñame.

Señor, enséñame a ser generoso. Enséñame a servirte como te mereces;
a dar y no a contar el costo, luchar y no prestar atención a las heridas, trabajar duro y no buscar el descanso, trabajar y no para pedir recompensa, salvo la de saber que hago tu voluntad. Amén.

2. Libertad.

Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Todo lo que tengo y que lo llamo mío, Tú me lo has dado todo, a ti, Señor, te lo devuelvo. Todo es tuyo, haz con ello lo que quieras. Dame sólo tu amor y tu gracia, eso me basta. Amén.

3. Confianza en Jesus.

Oh Cristo Jesús, cuando todo es oscuridad y sentimos nuestra debilidad e impotencia, danos la sensación de tu presencia, tu amor y tu fuerza. Ayúdanos a tener una confianza perfecta en Tu amor protector y Tu poder fortalecedor, para que nada nos asuste o preocupe, porque, viviendo cerca de Ti, veremos Tu mano, Tu propósito, Tu voluntad a través de todas las cosas. Amén.

4. Por las almas de los fallecidos.

Señor, acoge en tu reino tranquilo y pacífico, a los que han salido de esta vida presente para estar contigo. Concédeles el descanso y un lugar con los espíritus de los justos; y dales la vida que no muestra edad, la recompensa que no pasa, por Cristo nuestro Señor. Amén.

Oración a San Ignacio de Loyola.

Oh, Glorioso Patriarca, San Ignacio de Loyola, te rogamos humildemente que nos consigas de Dios, por encima de todas las cosas, la libertad del pecado, el mayor de los males. Que tu ejemplo inflame nuestros corazones con una eficaz gloria a Dios y al bien del prójimo; y obtenga del amoroso Corazón de Jesús, nuestro Señor, la corona de todas las demás gracias, el don de la perseverancia final y la eterna bienaventuranza. Amén.

Compartir es Evangelizar: