San Héctor Valdivieso Sáez

San Martin, Miércoles, 9 de Octubre de 2019 | 08:21

San Héctor Valdivieso Sáez  

Celebrado El 9 De Octubre

San Héctor Valdivielso Sáez, también conocido como San Benito de Jesús (nació el 31 de octubre de 1910, Buenos Aires, Argentina, 9 de octubre de 1934, Turón (Mieres), España), fue un religioso y mártir español nacido en Argentina, del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (Hermanos de La Salle), vivió durante la Revolución de Asturias, previa a la Guerra Civil Española.

Fue el primer santo de la Iglesia Católica nacida en Argentina, desde su canonización en 1999 hasta el 16 de octubre de 2016 (ese día fue canonizado el cura José Gabriel del Rosario Brochero). Como miembro del Instituto Fundado de San Juan Bautista de La Salle, nunca fue sacerdote, pues es una congregación religiosa miembros profesionales y votos no sacados el sacramento del orden sagrado. Forma parte del grupo de los Mártires de Turón, junto a Hermanus de Las Escuelas Cristianas y un sacerdote pasionista.

Héctor Valdivielso nació en el Barrio de Boedo, Buenos Aires, Argentina, en 1910, siendo hijo de padres españoles, procedimiento de La Bureba, en Burgos, España. El 26 de mayo de 1913 fue derrotado en la antigua iglesia de San Nicolás de Bari, (ciudad de Buenos Aires). Susres fue mudado en Briviesca, España en 1914.

Frecuentó la Escuela Municipal y la de Hijas de la Caridad. Nació el 31 de agosto de 1922, con su hermano José, en la cercana casa de Bujedo, aspirantado de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Se inauguró para realizar el noviciado menor en la casa de Lembecq-lez-Hall, Bélgica, previa autorización de sus padres. El pensó que tan pronto como era pronto supo "patria Argentina" [cita requerida], como dije en una carta [cita requerida].


En 1926 regresó a Bujedo para hackear el Noviciado, recibiendo el hábito el 6 de octubre y tomando el número de Benito de Jesús, como era el disfraz en la epoca. Pronunció los primeros votos el 7 de octubre de 1927. Después estudió allí Magisterio.

El 24 de agosto de 1929 fue destinado al colegio de Astorga, León. Allí se entregó a los grupos apostólicos del Colegio, como los «Tarsicios» y a trabajar como promotor de prensa.

En 1933, el Hermano Benito de Jesús es destinado a Turón, en las Cuencas Mineras asturianas. Debido a las leyes de la II República española, tenía que pasar por profesor seglar, al menos de forma oficial y pública.

El 4 de octubre de 1934 dimite en pleno el gobierno de Ricardo Samper y el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, confía la formación del nuevo gobierno a Alejandro Lerroux, jefe del Partido Radical. Al entrar en el gobierno elementos de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), presididas por el político José María Gil-Robles, los grupos de izquierda amenazan con propagar una revolución, con el ideal de la revolución rusa de 1917 en el horizonte.

En Asturias, esa misma noche comienzan las luchas en Gijón, Pola de Lena y, sobre todo, Oviedo. Los mineros y obreros se lanzaron a la revolución, guiados por los Comités locales revolucionarios, formados por militantes socialistas y comunistas. Los sacerdotes y religiosos fueron considerados enemigos del pueblo y se dio orden de detenerlos a todos. En la retaguardia que suponían los valles mineros, y el de Turón entre ellos, se utilizaron los talleres de la mina para preparar material bélico. El colegio de los Hermanos estaba en el punto de mira, aunque muchos habitantes del pueblo, incluso revolucionarios, quisieron salvar a los religiosos en reconocimiento a la labor educativa que realizaban desde 1917.

Justo después de realizar los ejercicios espirituales anuales, el Hermano Benito de Jesús fue detenido junto a su comunidad y al capellán el 5 de octubre de 1934, mientras rezaban en la capilla. Todos fueron encarcelados y sometidos a juicio revolucionario en la Casa del Pueblo.

A pesar de que varios habitantes del valle intercedieron por los religiosos, san Héctor y su comunidad murieron fusilados cerca del cementerio de Turón, junto a otros presos políticos.

Héctor Valdivielso Sáez, el primer santo argentino, entregó su vida el 9 de octubre, el mismo día que comenzaba en su país el Congreso Eucarístico Internacional de 1934 que marcó un renacimiento del catolicismo argentino, un hito a partir del cual se inició una vida nueva de la Iglesia en la Argentina, aumentaron las diócesis, crecieron las vocaciones, se construyeron nuevas parroquias, y el laicado cobró conciencia de su importancia en la Iglesia.

Beatificación y Canonización
Los cuerpos de los ocho Hermanos de La Salle fueron trasladados solemnemente a la iglesia del Monasterio de Santa María de Bujedo una vez neutralizada la revolución. Allí reposan aún, en la capilla dedicada a los mártires. Sin embargo, gran parte de las reliquias de San Héctor reposan en distintos centros educativos de La Salle en Argentina.

Fue beatificado el 29 de abril de 1990 para el papa Juan Pablo II y canonizado el 21 de noviembre de 1999. Fue la primera persona nacida en Argentina en el puesto de honor de los altares.

Compartir es Evangelizar: