San Bernardino de Siena. Propagó la devoción al Santo Nombre de Jesús

San Martin, Lunes, 20 de Mayo de 2019 | 08:28

San Bernardino de Siena fue un sacerdote italiano y misionero franciscano. Su predicación popular lo hizo famoso durante su propia vida. Fue el más grande predicador de su tiempo, viajando a través de Italia, calmando ciudades asoladas, atacando el paganismo desenfrenado, atrayendo a multitudes de 30.000 personas, convirtiendo a la fe a los que escuchaban atentos su predicación. Siguió la advertencia de San Francisco de Asís de predicar sobre "el vicio y la virtud, el castigo y la gloria". A pesar de tener una voz muy débil y ronca, fue milagrosamente mejorada más tarde debido a su devoción a María. A San Bernardino además se le conoce como "el Apóstol de Italia" por sus esfuerzos para revivir la fe católica del país durante el siglo 15.

Fiesta: 20 de Mayo

Martirologio romano: San Bernardino de Siena, sacerdote de la Orden de los Menores Franciscanos, quien, en los pueblos y ciudades de toda Italia, evangelizó a las multitudes por la palabra y con el ejemplo. Propagó la devoción al santísimo nombre de Jesús, ejerciendo su ministerio de manera incansable y predicando con gran fruto para las almas hasta el día de su muerte en L´Aquila, en los Abruzos, Italia.

Biografía de San Bernardino

San Bernardino, nació de una familia prominente y llegó a ser un joven muy popular en la región. Organizador, administrador y líder, el joven Bernardo dirigió el hospital local en la Toscana, para hacer frente a las angustias de la plaga en el final del siglo XIV.

Cuando la peste azotó su ciudad natal, Bernardo iba diariamente al hospital local para cuidar a los enfermos, y muchos de sus amigos lo ayudaban.

Sorprendentemente, San Bernardino no sucumbió a la plaga, aunque algunos de sus amigos murieron. Como los administradores del hospital murieron, Bernardo se hizo cargo de toda la operación.

Él hizo frente al pánico en el que estaba inmerso la gente del pueblo. Cuando la epidemia disminuyó, tuvo que pasar dos años recuperándose del agotamiento físico.

El llamado a la vocación

Durante el tiempo que estaba descansando, San Bernardino se hizo cargo de una tía anciana enferma. Cuando ella murió, se sintió atraído por entrar en la orden franciscana en Siena, así que cuando siente haber recuperado sus fuerzas, entrega todos sus bienes a los pobres y toma el hábito franciscano.

San Bernardino fue ordenado sacerdote en 1404. Durante varios años, estudió y vivió la vida de un monje silencioso detrás de los muros del convento.

En 1417, fue enviado a Milán para ayudar a celebrar la misa y predicar en una de las iglesias parroquiales que allí habían

Aquí, San Bernardino pondría a prueba los grandes dones con que Dios lo había capacitado. Noticias de sus emocionantes sermones se extendieron por toda Italia, y pronto tuvo invitaciones para viajar y predicar por toda la península.

Él respondió, llevando el Evangelio a multitudes de personas. Muchos caminaban grandes distancias a través del sol del Mediterráneo para escucharlo.

A dondequiera que iba llevaba y repartía un estandarte con estas tres letras: JHS (Jesús, Hombre, Salvador) e invitaba a sus oyentes a sentir un gran cariño por el nombre de Jesús.

Donde quiera que San Bernardino predicaba, quedaban muchos estandartes en palacios y casas con sus tres letras: JHS (IHS)

Uno de sus oyentes se convirtió en su amanuense. Este hombre, no identificado, copió todas las palabras de Bernardino en una tablilla de cera y luego se iba a su casa a transcribirlas.

Es por ello que hoy en día se conocen muchos de sus sermones. San Bernardino estaba feliz de saber lo que este hombre hacía, estaba seguro que allí estaba la acción del Espíritu Santo, así que, mientras realizaba sus homilías, hacía una breve pausa para que el hombre le diera tiempo de transcribir sus reflexiones.

Llegan las oposiciones y vicisitudes

Al igual que Jesús, atrajo los celos de algunos miembros de la constitución de la iglesia. Estos hombres se quejaron al Papa, donde lo acusaron que estaba recomendando supersticiones entre los pobladores.

El Papa ordenó a San Bernardino dejar de predicar hasta que su caso fuese presentado y que todo se encontrada en orden. Qué difícil fue callar el amor de Dios en sus predicas para San Bernardo.

Durante el estudio de su caso, el Papa lo invitó a Roma y lo examina delante de los cardenales y quedó tan conmovido al escuchar su prédica, que le dio orden para que pudiera predicar por todas partes

En 1430, San Bernardino fue elegido vicario general de los Franciscanos de la Estricta Observancia. Durante su mandato, muchos monasterios conventuales, que disfrutaron de una regla más flexible, cambiaron a la Estricta Observancia de beneficiarse de la diplomacia y la sabiduría de Bernardo.

Sintió que la predicación era su verdadera vocación, y, en 1442, pidió al Papa que él podría dejar su cargo de vicario general y reanudar sus viajes.

En 1444, San Bernardino dio una homilía maratón, hablando durante 50 horas en su lugar de nacimiento. Él se enfermó, y luego se dirigió al Reino de Nápoles, y mientras realizaba el viaje, murió de agotamiento.

Su fiesta es el 20 de mayo. San Bernardino fue considerado tan santo que fue canonizado dentro de los seis años de su muerte, a petición de todo el pueblo y los numerosos milagros que se obraron en su sepulcro.

Compartir es Evangelizar: